lunes, 2 de marzo de 2009

lagrima traidora




Lagrima traidora. Llegas sin avisar. Soy feliz, estoy bailando y he bebido mas de la cuenta. No importa, ha pasado el tiempo suficiente para que me relaje y deje de pensar en ello. Gran error. Si algo te angustia, si temes encontrarte con algo o alguien, si algo te da miedo, no dejes de pensar en ello, porque entonces aparecerá. Allí estaba, de golpe y sin avisar. Mi pasado. Me miró con dulzura, pero yo no le esperaba todavía. El alcohol me traicionó, mis emociones también, pero lo que me delató, fue esa lágrima. La primera de una serie de lágrimas que acabaron desembocando en un gran llanto. Llanto al encontrarme de frente con mi pasado más triste. No sé ni cómo llegue a casa. Saqué todo el alcohol que había ingerido y triste, muy triste, me fui a dormir. Me levanté más triste todavía, hasta que me tope de cara con mi presente. Era mejor que mi pasado y me dio un buen consejo. ¡Llorar, reír, beber y luego… vomitarlo todo...Eso es Vivir! Que no me avergüence nunca nada y menos mis lágrimas. Son lo más sincero que yo tengo, aunque a veces las odie porque aparecen sin avisar y me hacen sentir vulnerable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario