jueves, 1 de octubre de 2009

AMISTAD CON SABOR A VINAGRE

A veces pasa. No es difícil saber si tu amigo/a sirve para comer o cenar vino o para que te atragante con un vinagre de esos agrios y fuertes. Solamente tienes que pasar una época un pelin complicada y los amigos vinagre aparecen. Su manera de aparecer es NO APARECIENDO. Parece una absurdidad, pero es así realmente. Una llamada, un sms o un simple correo electrónico bastaría. No importa todo lo que hayas hecho por esa persona, que seguramente es mucho. Da igual. No importa el estado lamentable que hayas tenido que soportar. No importa. Para ti, es tu amigo. Él /ella harían LO MISMO POR MI ........ Error!!!! No siempre es así. Pero es en esos momentos complicados, es cuando las amistades se posicionan y se definen de verdad. Tu eres una buena amiga, sabes a vino, pero él/ella NO. Saben a VINAGRE. Son muy importantes esos momentos. hay que ser fuerte. Hay que ser positivo. La vida te planta una gran verdad delante de tus narices. Es importante, en esos casos, enjuagarse bien la boca, sacarse el sabor a vinagre y correr a beber vino con uno de los buenos. Momento importante para valorar todavía mas a las amistades con sabor a vino. Que este gilipollas me sirva de algo.

PD: Hay que aprender de los errores. Mira Piper, no se fia ni un pelo del gato. En lugar de pelear, se apalanca a dormir en su cama. Para ella, el pienso es como el vino y se lo roba en sus narices. Di que si!