martes, 18 de enero de 2011

Gustera

Me tiro muchos meses con poco trabajo y mucho tiempo libre. Aprovecho el tiempo para hacer cosas, ir al cine, al teatro, relajarme, gimnasio... no puedo salir demasiado, porque al no tener trabajo, tampoco tengo dinero y claro... no me lo puedo gastar. El drama de siempre. Cuando tienes trabajo tienes pasta pero careces de tiempo y cuando tienes tiempo, careces de trabajo y de dinero para hacer cosas.
Pero el otro día me pasó una cosa extraordinaria. Me llamaron por teléfono y me ofrecieron un trabajo de reportera en la Sexta. Unprograma de animales. Los que me conozcan sabrán que adoro más a los animales que a muchas personas, con lo que esta noticia me hizo mucho más que feliz. Volveremos a trabajar cada día, de rodajes, agendas apretadas, estrés, entrevistas, conocer gente, planos, cámaras, situaciones, ¡experiencias! Que lujo de trabajo este que tenemos. El día que me dieron la noticia, era viernes. ¿Y yo que hice? Sabiendo que empezaba a trabajar el lunes, me largué a mi querida Tossa a disfrutar de mi día de vacaciones. Llevaba muchos días sin trabajar, pero ese viernes fue mi primer día real de vacaciones. Primero y último. Tumbada en la playa, tomando el sol en bikini en pleno mes de enero, no podía parar de pensar… que bien estoy. Que paz. Esto es la felicidad. Estoy de vacaciones.
Luego vinieron 24 horas, como las llamaremos ¿gustosas? alguien me dijo… todavía me dura la gustera … y una piensa ... gustera … que palabra tan bonita y que razón tiene mi amigo. Si señor. Gustera es la palabra. El tiempo es tan relativo … Un día de vacaciones puede cundir más que un mes y en ocasiones, un minuto puede durar una eternidad. Lo divertido es convertir esta paz en gustera y que te dure todo lo que puedas. Como esos orgasmos largos, que parece que nunca van a terminar. Que da la sensacion que el tiempo se ha parado pero lo sientes como relentizado.
Consejo: No hay que dejar que los buenos momentos terminen, hay que ser mas rápido que el tiempo, quedarselos para siempre y convertirlos en gustera. Una manera de inmortalizar la felicidad. Mola.

No hay comentarios:

Publicar un comentario