sábado, 28 de abril de 2012

Príncipe


Estoy En mi querida TOSSA disfrutando de unos días de soledad con mi perra Piper. Antes de subir, no lo tenía demasiado claro, me he quedado sin príncipe y tenía miedo de sentirme triste. Tossa es un arma de doble filo :he pensado. Me puede sentar genial o fatal. La verdad es que me sienta siempre genial, pero no sé, me daba cosa. Es como el concierto de Bruce Springsteen del día 17. Los que me conocen, sabrán que tengo un amor/odio con el Boss que no me deja disfrutar de él algunas veces. Aquí en Tossa, leyendo el Principito (ho faig cada Sant Jordi) me quedo clavada en este momento:

-Mi vida es muy monótona. Cazo gallinas y los hombres me cazan a mí. Todas las gallinas se parecen y todos los hombres son iguales; por consiguiente me aburro un poco. Si tú me domesticas, mi vida estará llena de sol. Conoceré el rumor de unos pasos diferentes a todos los demás. Los otros pasos me hacen esconder bajo la tierra; los tuyos me llamarán fuera de la madriguera como una música. Y además, ¡mira! ¿Ves allá abajo los campos de trigo? Yo no como pan y por lo tanto el trigo es para mí algo inútil. Los campos de trigo no me recuerdan nada y eso me pone triste. ¡Pero tú tienes los cabellos dorados y será algo maravilloso cuando me domestiques! El trigo, que es dorado también, será un recuerdo de ti. Y amaré el ruido del viento en el trigo.

El zorro se calló y miró un buen rato al principito:

-Por favor... domestícame -le dijo.

-Bien quisiera -le respondió el principito pero no tengo mucho tiempo. He de buscar amigos y conocer muchas cosas.

-Sólo se conocen bien las cosas que se domestican -dijo el zorro-. Los hombres ya no fienen tiempo de conocer nada. Lo compran todo hecho en las tiendas. Y como no hay tiendas donde vendan amigos, Ios hombres no tienen ya amigos. ¡Si quieres un amigo, domestícame!

Qué gran razón tiene el zorro. La gente ya no se domestica. La gente no dedica el tiempo necesario a las cosas importantes. Es por eso por lo que no quiero ir a ver a Bruce Springsteen el día 17. Era mi regalo para un príncipe  que no quiere domesticar ni se domesticado. Ves con otro, me decía el otro día un amigo. No. Es demasiado pronto. La doesticacion requiere tiempo.
Aunque, la verdad, el Bruce también es un arma de doble filo, como Tossa. Igual voy y me lo paso bomba. Me encentro amigos, conocidos, algún que otro amor perdido en el tiempo y sé que a mi amiga Princess le haría ilusión acompañarme. Pero no lo tengo claro. O sea, que quien quiera dos entradas para ver a  Bruce el día 17 que se ponga en contacto conmigo. Seguro que le traen suerte, están compradas con mucho amor.

4 comentarios:

  1. Imma, a mi també m'agrada molt aquest fragment del Petit Príncep.

    ResponderEliminar
  2. Hola Joan! Mira que la paraula domesticar sona fatal oi? però en aquest fragment queda tant bè i està tant clar el que vol dir oi? Quina il.lu el teu comentari :-)

    ResponderEliminar
  3. Tant de bo algú em volgués domesticar ;)

    ResponderEliminar
  4. He tropezado de casualidad en tu blog y me ha gustado mucho!
    Me hago fan tuyo!

    Suerte y ánimo! Un abrazo

    ResponderEliminar