domingo, 2 de marzo de 2014

TIEMPO

Mi abuela me lo decía, mi madre me lo decía... todos los mayores lo decían cuando yo era pequeña... y era cierto. De golpe, sin saber cómo ni porque, el tiempo empieza a correr a una velocidad que asusta. Un año te parece nada, 10 años están a la vuelta de la esquina y de repente, se te cae el mundo encima en forma de TIEMPO. Este nos aplasta como si fuéramos hormigas y no sabemos qué hacer. No sé si esta sensación va a desaparecer o al contrario ... va a ir en aumento. Pánico es lo que siento al pensar que esto pueda ser así. De los 20 a los 30 la vida pasó muy lenta, me pasaron muchas cosas... y de los treinta a los 35 igual. Pero a partir de los 35 es cuando la cosa se acelera... me da la sensación de que ya no tengo tiempo de nada, que lo único que puedo hacer es vivir el presente cada segundo con más ganas y que mirar a atrás no sirve de nada. El pasado ha muerto y el futuro no existe. Este presente me gusta. Estoy tranquila y en paz, pero me da mucha rabia que los meses pasen como si nada. Hay días en los que no hago nada bueno y me siento muy mal. Nunca había tenido tanta necesidad de aprovechar. No quiero ser mayor, no me siento todavía preparada. Nunca he entendido a las mujeres guapas que se quitan años. siempre he pensado: ¿Es mejor que piensen que eres mayor y que te conservas muy bien no? es mejor esto que no que la gente de diga... ¿tienes 50 años? pues chica, ¡estas fatal! Esto lo he pensado siempre, pero de pronto, a punto de llegar a los 40 cambio de opinión. No es que quiera parece más joven, ¡es que lo soy! ustedes me han visto? No soy una señora. Si de repente le dijera a todo el mundo que tengo 35,... pues igual, me lo creo incluso yo.  Igual por eso la señoras mienten sobre su edad, no para engañar a nadie, ni siquiera a sí mismas... ¡lo hacen para engañar al TIEMPO! Mi abuelita murió con 85 años, pero igual la bandida tenía 120! era tan guapa :-)

No hay comentarios:

Publicar un comentario