domingo, 9 de marzo de 2014

HER


Enamorados de nosotros mismos. Una relación fácil. Puedes apagarla si no te gusta. Piensa lo mismo que tu, va dónde vas tú y mira todo lo que te ves. No tienes secretos para ella, lo sabe todo de ti. Lee tus mails, redacta tus cartas y decide cosas por ti que a ti te gustan y te parecen bien. Esta dentro de tu ordenador y por lo tanto dentro de ti! Es la parte atrevida de ti. Un futuro no muy lejano. Yo paso más horas con mi I-phone que con cualquier otro amigo. Final complicado como los que tienen rodas las relaciones absurdas. 
El ordenador es tan inteligente que necesita más. Quiere aprender más, conocer a más gente y enamorarse más. En cambio, el humano lerdo se conforma para el resto de su vida con un acompañante que vaya con él a todos lados. La maquina está tan por encima del humano, que decide abandonarlo después de haberlo aprendido todo sobre él. Quiere más. No tiene el componente afectivo que tenemos los humanos, por lo tanto, vive el amor de una forma fría y distante, por eso abandona. Porque no comprende la dependencia emocional que implica estar enamorado. NO ES ADICTO AL OTRO. 
Igual en un futuro prohíben el amor porque es claramente perjudicial para la salud y nos obligan a tener relaciones como en la Edad Media. Sin amor, pero practicas y para toda la vida.


LO PEOR DE  HER: Poco creíble que una maquina se enamore de un hombre. Se comporta como si lo estuviese pero es imposible que lo esté. Lo que sitúa al hombre, estupendo Joaquín Phoenix, en un tipo demasiado tonto para creérselo. Pero también es verdad, que se acaba de separar, esta ultra depresivo y el pobre se agarra a lo que puede. Cuantas veces nos hemos enamorado de tipos idiotas que no nos quieren y nos creemos que si? pues eso. Pero que la maquina se enamore de él no cuela. 


LO MEJOR DE HER: Las mil reflexiones a las que puedes llegar después de ver la peli y la banda sonora. Os dejo con la canción nominada al Oscar.



domingo, 2 de marzo de 2014

TIEMPO

Mi abuela me lo decía, mi madre me lo decía... todos los mayores lo decían cuando yo era pequeña... y era cierto. De golpe, sin saber cómo ni porque, el tiempo empieza a correr a una velocidad que asusta. Un año te parece nada, 10 años están a la vuelta de la esquina y de repente, se te cae el mundo encima en forma de TIEMPO. Este nos aplasta como si fuéramos hormigas y no sabemos qué hacer. No sé si esta sensación va a desaparecer o al contrario ... va a ir en aumento. Pánico es lo que siento al pensar que esto pueda ser así. De los 20 a los 30 la vida pasó muy lenta, me pasaron muchas cosas... y de los treinta a los 35 igual. Pero a partir de los 35 es cuando la cosa se acelera... me da la sensación de que ya no tengo tiempo de nada, que lo único que puedo hacer es vivir el presente cada segundo con más ganas y que mirar a atrás no sirve de nada. El pasado ha muerto y el futuro no existe. Este presente me gusta. Estoy tranquila y en paz, pero me da mucha rabia que los meses pasen como si nada. Hay días en los que no hago nada bueno y me siento muy mal. Nunca había tenido tanta necesidad de aprovechar. No quiero ser mayor, no me siento todavía preparada. Nunca he entendido a las mujeres guapas que se quitan años. siempre he pensado: ¿Es mejor que piensen que eres mayor y que te conservas muy bien no? es mejor esto que no que la gente de diga... ¿tienes 50 años? pues chica, ¡estas fatal! Esto lo he pensado siempre, pero de pronto, a punto de llegar a los 40 cambio de opinión. No es que quiera parece más joven, ¡es que lo soy! ustedes me han visto? No soy una señora. Si de repente le dijera a todo el mundo que tengo 35,... pues igual, me lo creo incluso yo.  Igual por eso la señoras mienten sobre su edad, no para engañar a nadie, ni siquiera a sí mismas... ¡lo hacen para engañar al TIEMPO! Mi abuelita murió con 85 años, pero igual la bandida tenía 120! era tan guapa :-)