lunes, 27 de octubre de 2014

Yo quiero ser una TuitStar


Hay unos ocho millones de usuarios de twitter en España y y teniendo en cuenta que hay famosos que tienen casi dos millones de seguidores, la verdad es que ocho millones me parecen pocos. Pero aunque san pocos, tocan bastante la pera, sobretodo al famoso que sale por la tele.
Hace mucho tiempo que no miro la televisión. Quiero decir que hace mucho tiempo que no me siento en el sofá para ver un programa de tele, luego me voy a la cama y espero ansiosa el día siguiente para comentarlo con los colegas en el trabajo. ESTO YA ES HISTORIA. Hace ya unos años, desde la aparición de las redes sociales, que miro/escucho los programas que me interessan mientras leo los comentarios que hace la gente en el twitter. Es mucho más divertido, aunque no ha todos les hace la misma gracia. Hay mucho famoso televisivo, que últimamente no para de criticar a la gente que le critica. “Que si hay impunidad en twitter, que cada uno puede decir lo que le de la gana, que no hay control, que no es justo...”
El famoso televisivo, normalmente lo es, porque a parte de talento (discutible en algunos casos) tiene un gran ego que alimentar. Un ego ambicioso que no se conforma con un programita diario o semanal de televisión. Crea una cuenta de twitter y sin hacer prácticamente nada ya obtiene medio millon de seguidores. El famoso emocionado, confunde a su followers con su club de fans y empieza el jaleo. Le tocará trabajar mucho, escribir a diario, decir cosas muy graciosas y no cobrar ni un duro por ello. Más bien le va a tocar pagar. Pagar el precio de la opinión real y sincera de la gente.
Cuando sales por la tele, puedes caer bien o mal, peor no lo sabes nunca con exactitud al cien por cien. La gente que tienes a tu alrededor, te hacen la pelota y te dicen que eres maravilloso y los datos de audiencia, no son significativos. Que te vean mil personas no significa que les caigas bien a las mil. Y que te sigan casi dos millones de followers no significa que les caigas bien a todos. Lo importante, en el caso del twitter y la tele es “la reacción”. En el twitter pasa como en el teatro donde la reacción del publico es inmediata. Si haces gracias se ríen y sino, se quedan callados. No hay trampa ni cartón. La cosa en twitter funciona de la siguiente manera: El famoso sale por la tele y el publico desde casa, comenta opina y si quiere, se dirige la presentador en cuestión y le dice lo que piensa. Sin filtros ni censura. Y claro, esto al famoso, a veces no le gusta. Porque a veces la gente es cruel, malvada, maleducada y déspota, llegando a decir cosas terribles o a insultar directamente. Ante estas duras palabras, el famoso televisivo acostumbra a reaccionar de tres formas distintas.
1. BLOQUEAR a la persona que le insulta. Es fácil. Ojos que no ven corazón que no siente. Táctica utilizada muy a menudo por Pilar Rahola que ha llegado incluso a poner denuncia en casos extremos de amenaza a su persona, demostrando que no hay tanta impunidad como algunos quieren hacer creer.
2. RESPONDER CON MÁS INSULTOS. Totalmente absurdo dar bola al que te critica .Contestándole, le das fuerza, visibilidad y haces que aumenten sus seguidores. Todos recordamos a Jordi Gonzalez insultando a una chica que le dijo que hacia telebasura.
@Dalvermedina Telebasura tu puta madre, guapa. (año 2011)
Supongo que 3 años más tarde, nuestro querido Jordi ya habrá aprendido la lección. Y la tal @Dalvermedina tambien, ya que cerró su cuenta.
3. DEJAR TWITTER: El famoso, harto de tanta crítica, cierra su cuenta y se marcha indignado. Esto estaría bien, si no fuese porque los insultos y las criticas se multiplican por mil y el famoso en cuestión, vuelve al cabo de 4 días con el rabo entre las piernas. Un ejemplo: Alejandro Sanz que no tardó ni medio día en volver. Un anónimo puede cerrar su cuenta y abrir otra con otro nombre, pero un famoso no puede cerrarse a si mismo. Su ego jamas se lo permitiría. Supongo que por eso siempre vuelve.
En el ranquing de famosos con más seguidores están: Andreu Buenafuente, Risto Mejide, Anna Simón, Berto Romero, Jordi Evole, Dani Rovira ... No digo que no sean graciosos ni inteligentes, pero estarán de acuerdo conmigo que tiene mucho más merito tener más de 100.000 seguidores siendo un anónimo. Son los llamados Twitstars y consiguen a sus followers con frases inteligentes, divertidas o idiotas. Al que dice cosas divertidas, le siguen personas divertidas y al que dice idioteces le siguen los idiotas y al que insulta, le siguen los cretinos. Pero al famoso, no le siguen solo los famosos, al famoso le pueden seguir todos. Es la grandeza del twitter. Es un gran mundo sin clases sociales, donde todos tenemos acceso a todos y todos podemos hablar con todos.
Si no quieres comunicarte con la gente de la plebe o el pueblo llano, no te metas en twitter. Y sobretodo, no les provoques. Si sigues por ejemplo a Maximo Pradera, automáticamente recibirás un tuit con el siguiente texto:
Bienvenido a mi TL Es un TL ABIERTO, no PÚBLICO. Este no es sitio para reñir, sino para APORTAR. Gracias. Max -via @justunfollow
Se cree el pobre, que con este aviso le van a dejar de criticar.
Famoso, tienes que aceptarlo. La vida desde la aparición del twitter no ha vuelto a ser la misma, La RAE ya acepta la palabra tuitear. Ya no tenemos conversaciones, tenemos hastachs y la gente no te quiere, la gente te sigue y si algo no les gusta pues te lo dicen. A mi me encanta. Claro que yo, siempre he sido de las que dicen las cosas a la cara, por eso me gusta tanto mirar la tele por twitter, porque allí, nadie me engaña. Y no por irte de twitter van a dejar de insultarte. Es como cuando te ponen los cuernos. Tu no lo quieres ver, pero te los están poniendo y twitter es la vecina cotilla que te lo dice.
Publicado en el Periódico 26/10/2014

miércoles, 15 de octubre de 2014

Putas palabras

La gente valora más las palabras que los hechos.


Tienes razón, pero fallas el tono. Eres demasiado dura, demasiado directa, poco sensible. Pero tienes razón.



Pues si tengo razón, ¡tengo razón! Qué importa el puto tono o la mierda de vocabulario que utilizo para decir las cosas.

Lo importante es lo que haces no como lo dices.

Las palabras están sobrevaloradas

Anda que no ha habido evolución antes de que se pudiese hablar.

Putas palabras.

Me cago en todos los poetas, cantantes, articulistas, escritores y demás. Me envío a la mierda a mi misma.

Yo que soy escritora, me cago en la palabras. Estoy harta ya. Harta de darle tanta importancia a cosas que no la tienen.

El problema es que eres muy dura ….
o igual tu demasiado sensible...
 
Pues ves al psicólogo si no eres lo suficientemente fuerte como para aguantar una conversación conmigo sin sentirte atacado, dolorido o anulado.
¿en serio que tengo tanto poder como para anularte?

¡Venga va!¿ Vamos a crecer todos un poco ya no?

Y no grito. Hablo fuerteeeeeeeee!!!!!!!!!

Y si se escuchar, lo que pasa es que tu eres muy plastaaaaaaaa!!!!

Bufff
Ya me he desahogado.

Ya sabes lo que hay que hacer. Crecer.