domingo, 11 de junio de 2017

DALE UN BESITO A LA ABUELA

Estas fiestas gastronómicamente hablando, están siendo terroríficas. Programas como 'Masterchef' han hecho mucho daño. La gente se anima a cocinar platos intragables, te invitan a su casa o te los llevan a la tuya, obligándote a comértelos y encima les tienes que aplaudir. ¡Basta! Propongo decirle a la gente que cocina mal, que lo deje y se dedique a fastidiar con otra cosa. Igual que el tema vegano, macrobiótico o vegetariano. Se nos está yendo de las manos. Conozco a personas con una mala leche tan importante, que me vienen ganas de obligarles a comerse un filete con patatas para ver si se le pasa.
En serio, me gusta mucho la comida sana, pero no podemos vivir solo de tofu, algas y seitán. Y si lo quieres hacer… ¡adelante! Pero no me obligues a mí, ni a tus hijos a hacerlo. He visto a niños en la escuela con su cantimplora de agua, su táper freaky de arroz integral y muy tristes porque no han probado una chuchería en su vida. En serio, tu hijo no es solo tuyo, no eres el único encargado de educarle. Están los amigos, la escuela, la familia, el mundo entero que le dirá cosas y no siempre va a pensar los mismo que sus padres. Vamos a dejarle que piense y escoja.

LOS NIÑOS Y PAPA NOEL

Es como lo de ponerle pendientes, bautizarle o obligarle a besar a las abuelas o a los tíos. Hace poco, salió un campaña viral donde se pedía, acabar con la tradición de hacer sentar a los niños en el regazo de Papa Noel. Se trata de CAPS Hauraki, una asociación de Nueva Zelanda que lucha por la prevención del abuso sexual infantil. Su campaña en Facebook ha sido muy comentada. Puede parecer exagerado, pero estoy totalmente a favor. Los besos y los abrazos a quien se los merezca. Y si el niño no quiere besar a la abuela de turno no veo por qué hay que obligarle.
Las estadísticas dicen que el 90% de los niños que son abusados sexualmente conocen a sus agresores. Si encima les educamos haciéndoles creer que no besar es de mala educación, ponemos a los críos en peligro. Totalmente a favor de esta campaña. Yo odiaba besar a mis tías cuando era pequeña y ahora las adoro. Feliz 2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario