domingo, 11 de junio de 2017

FREE MELANIA

Llego de pasar una semana en Manhattan, y el espectáculo que no me he perdido ni un solo día ha sido pasar por delante de la Torre Trump. Hay un set permanente montado en la Quinta Avenida, con cámaras de televisión, fotógrafos, manifestantes, turistas y curiosos que miran hacia arriba como esperando a que pase algo. Allí está encerrada en su torre la señora Trump. «¿Ha salido?», pregunto a un fotógrafo. «No. No sale». Al otro lado de la calle, como 25 policías armados con metralletas resguardan la torre mientras manifestantes gritan: «'Love not hate makes American great'!» (¡El amor, no el odio, hace grande a América!). Dos policías te revisan el bolso si quieres ir a comprar a Gucci o a Armani. Miro otra vez hacia arriba, me imagino a Melania encerrada como la princesa Rapunzel en su torre, y de alguna forma los que estamos abajo esperamos a que nos tire su trenza para poder salvarla.
Pero ella ¿quiere ser salvada? Un señora que se enamora, se casa y tiene un hijo con alguien como Donald Trump no es una mujer cualquiera. No podemos empatizar con ella. Solo podemos hacerlo si la victimizamos. Si la convertimos en una mujer maltratada, humillada y triste. Entonces nos da pena y la queremos liberar. Pobre Melania, que tiene que soportar a semejante hombre a su lado. Esta manía que tenemos de creer que todas las mujeres tienen que ser feministas...

SU POSE ES TRISTE

Melania está casada con Donald Trump. Es muy probable que no solo no sea feminista, sino que también sea machista, racista, homófoba, islamófoba y muchas cosas más. Una mujer moderna, tolerante y abierta de mente jamás se casaría con un hombre como Donald. A menos, claro, que lo hiciera solo por dinero. Entonces la dejo ser feminista, pero no me da la gana de salvarla. Su pose es triste, pero igual lo es porque prefiere su antigua vida de lujos pasando desapercibida. Igual le viene enorme el trabajo de primera dama y no le interesa para nada ese trabajo. La campaña viral #FreeMelania cada día tiene más comentarios, pero deberíamos cambiar la etiqueta por #FreeUSA o #FreeMundo, porque en este cuento de hadas el malo es el príncipe, la princesa no quiere ser salvada y los que sufriremos seremos todos los demás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario