domingo, 11 de junio de 2017

UN MONSTRUO VIENE A MANIPULARME

Estos días he tenido la oportunidad de volver a ver la obra Arte de Yasmina Rezaen el teatro Goya de Barcelona. Dejando aparte la sublime actuación de los tres actores (Villanueva, Arquillué y Orella), lo que todavía me sigue maravillando de esta obra, 23 años más tarde, es el texto. Cada año que pasa es más actual. Pone de manifiesto algo que pasa a menudo en el mundo de la cultura. Grandes campañas de márketing consiguen unir a la mayoría de la población a favor de una obra y quien escapa de esa lobotomización masiva es tachado de inculto, lerdo y merece morir entre terribles sufrimientos. El último caso al que me tuve que enfrentar hace unos días, mi cuadro en blanco, fue la última película de Juan Antonio BayonaUn monstruo viene a verme.
Una historia triste con unos personajes muy planos. Sin ningún giro ni ninguna sorpresa. Igualita que el tráiler. No derramé ni una sola lágrima. Me sentí como cuando voy a un psicoanalista malo que intenta manipularme. Solo que esta vez el médico era un árbol muy plasta cargado de citas célebres de esas que hemos leído un millón de veces. El filme está muy bien realizado, pero no es para tanto. Da pena, pero no tanta. No sé. Parece que nadie se atreva a decir que no es una gran obra maestra. Me pareció mucho más redonda El orfanato y mucho más emocionante Truman. Y lloré a mares con Solas.
Para mí, lo grave no es la gran estrategia de márketing, esto me parece genial. Ha conseguido que todos paguemos nuestra entrada y colaboremos con el cine español. De eso no me arrepiento. Pero lo más fuerte es que ha logrado que prácticamente todo el mundo salga del cine llorando o medio llorando (he visto gente fingiendo el llanto) y que nadie se atreva a decir que no le ha gustado. Igual la rara soy yo, que me emociono más viendo un capítulo de Black Mirror. Les recomiendo el tercer capítulo de la tercera temporada, eso sí es una maldita obra de arte. Una serie que no habla de la muerte. Habla de nuestro presente tecnológico, que es mucho más terrorífico. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario